6 feb. 2011

Conozca el drama de los peruanos atrapados en las protestas de Egipto

Conozca el drama de los peruanos atrapados en las protestas de Egipto

Ante abandono del Gobierno, trabajadoras del hogar se esconden en residencias y diplomáticos viven en la inseguridad.

Imagen
Manifestantes acampan en la Plaza Tahrir (AP)

(AP). Mujeres peruanas que trabajan con familias ricas permanecen desde hace varios días sin salir de las residencias en la capital egipcia y afirmaron que se sienten atrapadas, preocupadas por su destino y sin contar con el gobierno para recogerlas.

“Hace 15 días que no salgo de la mansión donde trabajo, a veces se escuchan disparos como en una miniguerra y pese a que sé que esta zona es tranquila tengo mucha angustia”, dijo el sábado a la AP por teléfono Ericka Meléndez, de 31 años.

Informó que nació en Pucallpa y en Egipto trabaja en “una residencia ubicada en una área lujosa de Mokattam, al sureste de El Cairo, resguardada por ocho vigilantes privados armados pero todos con miedo”.

Similar es el caso de Mirella Flores, de 28 años, que trabaja en la casa de un magnate de bebidas gaseosas a solo una cuadra del palacio presidencial del mandatario Hosni Mubarak en el exclusivo suburbio de Heliópolis.

“Por seguridad personal no salgo a la calle desde hace dos semanas, los manifestantes reconocen a una persona que no es de este país y te pueden hasta matar”, dijo por teléfono, la peruana originaria de Huancayo .

ABANDONO DEL GOBIERNO
Flores comentó que “como peruana siento que mi país me ha abandonado. A diferencia de otros países como Chile o México, parece que desde Lima nuestro gobierno no se preocupa por nosotros”.

Chile, México y República Dominicana enviaron aviones para recoger a sus compatriotas. Perú no envió ningún avión.

La peruana Ida León, de 28 años, dijo “desde hace dos semanas estoy refugiada en el tercer piso de un edificio con 15 personas de Filipinas e Indonesia que tampoco saben qué ocurrirá los próximos días y no pueden volver a sus países”.

León, nacida en Tarma y que da clases privadas de español a niños egipcios de familias pudientes, comentó que se aloja en la casa de uno de sus alumnos en el elegante distrito cairota de Zamalek.

“Veo desde la ventana las calles vacías y el silencio me angustia, no sé que ocurrirán los próximos días”, comentó. Agregó que el cónsul peruano la llamó y le preguntó por su salud y seguridad. “Pero nada más”.

DIPLOMÁTICOS TAMBIÉN SUFREN
El cónsul peruano en Egipto, Alejandro Ugarte, dijo que también vive la situación de inseguridad pero se va “acostumbrando poco a poco”.

“Antes de salir de casa, miro cómo está la calle, si veo manifestantes, me doy la vuelta con el auto para otro lado, al final llego a la oficina donde el personal local no ha podido llegar a trabajar por la violencia”, indicó.

Ugarte, que no ha podido cobrar su sueldo de enero porque los bancos están cerrados, tiene un solo teléfono celular para llamar a los 53 peruanos que actualmente siguen en Egipto. Siete peruanos salieron del país por sus propios medios.

Dijo que junto a los vecinos del edificio en la zona de Maadi, al sur de El Cairo, “realizan guardias” para evitar posibles saqueos nocturnos.

“Uso un palo grande cuando se acercan estas turbas de treinta personas que tienen un tinte político de crear el caos, uno los llega a amedrentar gritando, alzando los palos junto a los vecinos”, dijo el diplomático.

Fuente:

http://elcomercio.pe/mundo/709269/noticia-conozca-drama-peruanos-atrapados-protestas-egipto

No hay comentarios:

Publicar un comentario