22 nov. 2010

(Editorial) El Perú y Yale: el triunfo de la razón

(Editorial) El Perú y Yale: el triunfo de la RAZÓN

Una gran noticia para el Perú y el mundo: Finalmente, las autoridades de la Universidad de Yale entraron en razón y, tras una positiva y rápida negociación con representantes del Gobierno Peruano en Lima, se avinieron a devolver de modo definitivo las piezas de Machu Picchu.

Este punto de quiebre se dio luego de que el presidente Alan García tratara el tema con su homólogo estadounidense, Barack Obama, y de que este convocara a su despacho a las autoridades de Yale. Todo ello teniendo como telón de fondo un proceso judicial en la Corte de Connecticut, que debe desestimarse ahora que se ha llegado a una solución negociada en Lima.

Había que poner fin a este enojoso y prolongado entredicho, sobre el cual los argumentos del Estado Peruano eran contundentes, como lo hizo ver El Comercio en consistentes campañas a lo largo del último siglo. En esta misma página subrayamos que “los derechos peruanos sobre esos objetos indebidamente retenidos mantienen su plena vigencia” (15/01/1989).

Efectivamente, la autorización dada en 1912 a Hiram Bingham para sacar las piezas invocaba razones académicas; había un plazo perentorio de 18 meses para la devolución; y en ningún momento se cuestionó la propiedad del Estado Peruano.

Como bien reconocen los expertos internacionales, no había ningún argumento válido que sustentara la postura de Yale. Insistir en ello, aparte de afectar su prestigio universitario, hubiera configurado, además, un delito de apropiación ilícita, inaceptable para el ordenamiento legal peruano y el derecho internacional, que en las últimas décadas ha implementado una nueva rama de protección del patrimonio arqueológico y cultural.

En tal contexto, el memorando de entendimiento firmado el 2007 por el entonces ministro Hernán Garrido Lecca era solo un referente adjetivo que no debilitaba la postura peruana, que en las últimas semanas se tornó mucho más firme, en vista de la nula respuesta a los intentos diplomáticos y judiciales previos.

Ad portas de cumplirse el centenario del descubrimiento de Machu Picchu, saludamos que el diálogo haya llevado a buen puerto para que las piezas retornen al país, sin condiciones, y puedan ser integradas al ambicioso proyecto de un museo de sitio que conserve, ponga en valor y dé fe del desarrollo artístico y arquitectónico de nuestros ancestros, que sigue enorgulleciéndonos y asombrando al mundo.

Fuente:

http://elcomercio.pe/opinion/671844/noticia-editorial-peru-yale-triunfo-razon

No hay comentarios:

Publicar un comentario