27 nov. 2010

(Editorial) Perú y Chile: primero las coincidencias

(Editorial) Perú y Chile: primero las coincidencias

Sábado 27 de noviembre de 2010 - 08:04 am

La visita de Estado del presidente chileno Sebastián Piñera a Lima ha sido, en general, positiva. En un saludable clima de distensión se trataron prácticamente todos los temas, desde los políticos y económicos, hasta la demanda marítima ante La Haya, con una actitud abierta que debe seguir marcando el futuro de la relación bilateral.

“Lo que nos une es más fuerte que lo que nos separa”, subrayó el mandatario sureño, en plena coincidencia con el presidente Alan García, quien calificó la visita como “un acto de valor y coraje políticos: venir para echar las bases de un entendimiento de futuro que nos permita dejar atrás los recelos, los temores”. Hacía alusión a los grupos de oposición dura chilenos –que quieren seguir sacando réditos políticos y de otro tipo con una actitud confrontacionista–, a los cuales Piñera respondió afirmando que corresponde al presidente, elegido por la mayoría ciudadana y según el orden constitucional, fijar la política exterior de su gobierno, y no a la oposición.

Saludamos estos gestos de apertura y buena vecindad, con una clara visión de futuro de ambos mandatarios, que llevaron a Piñera a conversar con varios de los candidatos a las próximas elecciones de abril con una agenda prácticamente abierta, aunque se esperaba una declaración más firme contra la carrera armamentista.

El presidente García, a su turno, remarcó que la lucha contra la pobreza y el salto cualitativo al desarrollo, a lo que ambos países están llamados, solo será posible si se deja a los jueces de La Haya hacer su trabajo luego de escuchar las argumentaciones de ambos países, en lo que el equipo peruano liderado por el canciller Allan Wagner ha cumplido una excelente labor, que debe ser reconocida por el próximo Gobierno Peruano.

Piñera, que fue condecorado por los poderes Ejecutivo y Legislativo de nuestro país, se comprometió también a promover una agenda de desarrollo e integración, que solo es posible con una política de apertura y reciprocidad. Tras reconocer el desequilibrio en el tratamiento a las inversiones, anunció acciones para remediar esta situación, de modo que los empresarios peruanos tengan todas las garantías para colocar sus capitales en Chile.

Asimismo, se mencionó como otros objetivos la integración aduanera y acuerdos de cooperación en materia de justicia y tratamiento penitenciario. Luego, ambos mandatarios fueron muy cautelosos al abordar el tema energético, visto el déficit chileno en la materia, sin caer en anuncios irrealistas ni provocadores.

En suma, como hemos reiterado, el Perú no puede ni debe cejar en su derecho soberano marítimo en el sur, lo que será definido por La Haya. Pero, entre tanto, con actitud pragmática, debemos tender puentes de integración y acercamiento con nuestros vecinos con los que, aparte de coincidencias históricas, de idioma, tradición y religión, nos unen arduos objetivos de llevar bienestar y paz a las mayorías que no pueden seguir sufriendo los embates de la pobreza.

Fuente:

http://www.blogger.com/post-create.g?blogID=6206232081439498780

No hay comentarios:

Publicar un comentario