12 jul. 2010

El lado oscuro del Mundial del Sudáfrica 2010

El lado oscuro del Mundial del Sudáfrica 2010

Las malas actuaciones de los árbitros, la Jabulani, el fracaso de Francia, la decadencia de Italia, y la deuda de Messi, Rooney, Kaká forman parte de lo malo que dejó la Copa del Mundo.

Imagen

Johannesburgo (DPA). Sudáfrica 2010 deja 64 partidos, un mes de fútbol y un campeón. Como todo Mundial, también tuvo su lado oscuro:

El “domingo negro” de los árbitros: “No han sabido acertar. Pero pobrecillos…”. La frase de Vicente del Bosque remite al 27 de junio, un “domingo negro” en el que los árbitros fallaron como nunca al no ver un claro gol de Frank Lampard y un grosero off side de Carlos Tevez.

Messi, Rooney, Cristiano Ronaldo, Kaká: Diego Maradona logró lo impensable: que el mejor jugador del mundo se fuera sin anotar goles y llorando, pese a haber sido el mejor de su equipo. No fue la única estrella estrellada, porque Wayne Rooney y Kaká se fueron sin goles y Cristiano Ronaldo apenas marcó uno. Más importante aún: se fueron en deuda futbolística.

El cabaret de Francia: Un equipo descontrolado, un entrenador insultado y humillado, una insólita negativa a entrenarse. La Francia de 2010 estuvo muy lejos de la campeona de 1998. Futbolísticamente dio casi pena y se fue en la primera fase.

La decadencia de Italia: Cuatro años pueden ser una eternidad, e Italia lo demostró con un equipo envejecido, sin pasión ni ideas. Su primer tiempo ante Eslovaquia, el partido en el que se jugaba la supervivencia en el torneo, asombró por la desidia. Otra campeona eliminada a las primeras de cambio.

Los equipos africanos: El primer Mundial en África no ofreció nada nuevo, porque Ghana se fue en cuartos, como le había sucedido ya otras veces a Camerún y Senegal. África sigue sin poner pie en las semifinales, aunque más preocupante para el continente fueron las pobres actuaciones de Camerún, Nigeria, Costa de Marfil y Argelia. Sudáfrica, el primer anfitrión eliminado en primera ronda, se dio el gusto de vencer a Francia.

Jabulani: Ya lo había anticipado Joseph Blatter: los arqueros sufrirían con la pelota del Mundial. Nadie le dedicó el más mínimo elogio al balón, más bien al contrario, pero ver el vuelo entre impredecible y delirante del balón generó en muchos una ola de simpatía por los guardianes de los arcos.

El “fútbol brutal” de Holanda: La brutalidad de Holanda en la final empañó un Mundial que se había jugado hasta entonces con corrección. La final terminó con un récord de 14 tarjetas amarillas, nueve de ellas para los ‘oranje’, que vieron además cómo Heitinga era expulsado.

Corea del Norte: Tras el promisorio debut ante Brasil con gol incluido, Portugal les propinó a los norcoreanos un 7-0. “Sufrí una conmoción mental. Pasé todo el día con la mirada perdida”, dijo la
estrella Jong Tae-se. Él y sus compañeros se fueron en primera ronda, y desde la hermética Pyongyang nunca volvió a escucharse nada de ellos.

El silencio de Blatter: En el que era “su” Mundial, el presidente de la FIFA habló menos que nunca. Y eso que estrenaba Twitter, aunque lo usó poco y sólo en contadas ocasiones con comentarios de peso. Sudáfrica 2010 justificaba más presencia por parte del máximo responsable del fútbol mundial.

Los barrabravas argentinos: El único muerto del Mundial llegó en un enfrentamiento de barrabravas argentinos, que preocuparon a las autoridades sudafricanas desde antes de que comenzara el torneo. “Sudáfrica deportó 28 hinchas argentinos. No se deportaron hinchas de otros países”, dijo un portavoz de la policía sudafricana.

Fuente:

http://elcomercio.pe/noticia/509550/lado-oscuro-mundial-sudafrica-2010

No hay comentarios:

Publicar un comentario