10 sept. 2010

Gastón Acurio: La idea es que Mistura sea la feria más grande del mundo

Gastón Acurio: La idea es que Mistura sea la feria más grande del mundo


  • Foto: ANDINA/Rubén Grández
    Foto: ANDINA/Rubén Grández
  • Por Karina Garay
    Lima, set. 10 (ANDINA). El cheff internacional Gastón Acurio, afirmó que la intención la idea de Mistura es que se convierta en la feria más grande del mundo, pues ello generaría un gran impacto en la economía nacional y en la imagen del Perú hacia el exterior.



    Después de una larga espera, Gastón Acurio nos regala unos minutos. ¿Cansado?

    –Así esté cansado, no puedo estarlo; recién estamos comenzado.

    Las colas son interminables ¿Cuántas fotos se tomó hoy?
    –Todas las que hagan falta, porque las fotos son muestras de cariño y si uno se queja por las muestras de cariño, sería el colmo.

    ¿Que hay detrás de Mistura que la gente no conoce?
    –Que esta feria se realiza con 100 personas que trabajan gratis todo el año, en el que están buscando por todo el Perú a las personas que reúnan lo requisitos para ser invitados a participar en la feria.

    ¿Cuáles son esos requisitos?
    –La calidad de sus productos, el reconocimiento de su entorno social, las buenas prácticas empresariales, por más pequeño que sea el negocio o el campesino. Que haya mística. Eso es lo más importante, es decir que para él no sea un negocio, sino una labor que va más allá: un compromiso con su país.
    Una vez que se han elegido a los mil 200 participantes, ellos tienen que intervenir en la feria, con el honor que significa representar a la cocina peruana. La gran mayoría no paga un centavo por estar aquí, se trae a los campesinos. No se les cobra un centavo a las carretillas, se les monta luz, todo, sin pagar nada.

    Algunos creen que Mistura reúne fondos para una obra social
    –Hay un fin social y es el invertir en la feria. La idea es que algún día sea la más grande del mundo y para eso hay que invertir e invertir muchos años.
    Si quedaran excedentes, todo se destina al crecimiento de la siguiente feria. Este año creció el doble. Si fuera un negocio, tendría el legítimo derecho de guardárselo en el bolsillo, pero no es un negocio; sin embargo, tampoco recibió dinero alguno del Estado. Es una feria organizada por Apega, que trabaja gratuitamente para entregarle a Lima lo que esperamos un día sea la feria más importante del mundo.

    ¿Sueñas con superar el Oktoberfest?
    –Imaginemos que un día venga un millón de personas a Lima porque se celebra Mistura. El impacto que tiene esto en la economía de la ciudad, en la producción nacional, en la imagen del Perú en el mundo, en el turismo, en todos los sectores.
    Si el Oktoberfest, en Múnich, recibe dos millones de personas solo vendiendo cerveza y salchichas, por qué los peruanos no podemos imaginar que con un trabajo permanente, sólido, coherente y de crecimiento pueda recibir esa cantidad de gente. Si tenemos 10 mil veces más cosas que mostrar.

    Hay extranjeros que vinieron solo a comer a Mistura. ¿El sueño empezó a cumplirse?
    –Hay miles. Existen delegaciones que se quedan toda la semana solo para estar en Mistura. Han venido de América Latina, Estados Unidos, España y recién estamos en la tercera edición. El Oktoberfest tiene más de 100 años.
    Apuntamos a reunir 200 mil personas este año. Calcula esto en 10 años. Como vamos, lo lograremos.

    ¿En dónde hace falta ajustar la tuerca para consolidar el objetivo que se ha propuesto Mistura: justicia social a través de la gastronomía?
    –Si se quiere ayudar a Mistura, las delegaciones diplomáticas en el mundo deberían dedicarse todo el año a promocionar la feria. Tenemos unos departamentos comerciales activos, así que hay que empezar a vender este gran acontecimiento.


    ¿A los consumidores nos toca alguna responsabilidad?
    –Pueden hacer mucho. Este año lo que quiere Mistura es que el público se solidarice y sienta como suyos los problemas de aquellos personajes que todavía no están incluidos en esta celebración gastronómica, que son nuestros campesinos: olvidados, injustamente pagados, sin políticas de Estado. Ojo, no es un problema de este gobierno, sino del Estado en general.


  • Fuente:

  • http://www.andina.com.pe/Espanol/Noticia.aspx?id=kpEsz5Zo99w=


No hay comentarios:

Publicar un comentario