26 mar. 2010

El Perú quiere significar más que solo Machu Picchu para los ecuatorianos

El Perú quiere significar más que solo Machu Picchu para los ecuatorianos

“Si bien se han hecho esfuerzos, no hemos logrado resultados tangibles en el turismo”, afirma el ministro de Comercio Exterior y Turismo, Martín Pérez, al hacer un balance de los logros obtenidos durante los últimos años por las autoridades peruanas y ecuatorianas en el desarrollo de una oferta exportable en servicios turísticos. Hay avances, continúa, en cuanto al flujo de visitantes entre ambos países pero los esfuerzos deben ahora concentrarse en la generación de productos turísticos que puedan mejorar la actual oferta.
No es una tarea sencilla. Marcela Camino, empresaria peruana que participó en Expo Perú Ecuador, señaló que entre sus clientes potenciales la mayoría de tour operadores no está interesada en paquetes que incluyan rutas del norte peruano. “Si no incluye Machu Picchu, a muchos no les interesa”, dice la dueña de Dulca Tours. Lo mismo ocurre con Verónica Vier, ejecutiva de ventas del Hotel Country Club. “Los más de 40 mayoristas, tour operadores y agencias de viaje con los que conversé en la Expo piensan en el norte del país sólo como un destino de playa, por eso optan por Cusco”, afirma.

¿QUÉ HACER?
Aunque se trata de un reto complicado, los ministros de Turismo de ambos países plantean reforzar en los próximos meses las rutas que ya existen y generar una nueva oferta con ejes binacionales. Al respecto. Martín Pérez afirma que, por ejemplo, la conexión Guayaquil-Piura se puede explotar mucho más y que una manera de hacerlo es crear productos turísticos atractivos que no se queden en la clásica oferta de playas.
Una forma de potenciar nuestra oferta podría ser la creación de rutas culturales. Lyda García , coordinadora de proyectos de Fundación Wiese, afirma que hay muchas posibilidades para el turismo cultural y arqueológico EL Brujo, entre otros. “Y en el norte, además del turismo cultural se puede desarrollar el turismo de naturaleza, gastronómico, pero para eso la gente que atenderá al turista debe estar preparada”, señala García.
Por el lado ecuatoriano, la idea es concentrase en desarrollar la infraestructura de la zona fronteriza para generar una oferta binacional. De acuerdo con la ministra de Producción, Nathalie Cely, “el Gobierno Ecuatoriano ha invertido US$2.000 millones en infraestructura de carreteras y ya está listo el aeropuerto de Santa Rosa (en el sur de Ecuador), lo que podría facilitar la visita a zonas cercanas”. Opina que el Perú tiene mucho que ofrecer al ecuatoriano en el tema de aventura, playa y cultura.
Mariano Proaño, subsecretario de Turismo del Ministerio de Ecuador, afirma que existe la ruta del Spondylus, un eje turístico-cultural entre el sur ecuatoriano y el norte peruano (entre Guayaquil y Lambayeqye) que puede ser reforzado a través del trabajo conjunto.


Fuente:
Negocios y Economía en El Comercio, b13, viernes 26 de marzo del 2010.

No hay comentarios:

Publicar un comentario