27 nov. 2009

Amazónicos y Francia ofrecen proteger Amazonía a cambio de financiación

Amazónicos y Francia ofrecen proteger Amazonía a cambio de financiación

Preservación de la Amazonía a cambio de financiación es el mensaje que los países amazónicos llevarán a la cumbre del clima de Copenhague, tras una reunión de los países de la región este jueves, liderada por el brasileño Luiz Inacio Lula da Silva y el francés Nicolás Sarkozy.

"Estamos determinados a proteger (la Amazonía) y utilizar sus recursos de manera sustentable", aunque "con el apoyo financiero y tecnológico internacional apropiado", señala la declaración final de la reunión de los países amazónicos (Bolivia, Brasil, Colombia, Ecuador, Guyana, Perú, Venezuela, Surinam y Francia como responsable de la Guayana francesa) celebrada en la ciudad amazónica de Manaos, Brasil.

"Queremos preservar (la Amazonía), pero (los países ricos) tendrán que pagar la cuenta de esa preservación, por el hecho de que nosotros no hemos derrumbado nuestra selva, como ellos derrumbaron la suya hace un siglo", dijo Lula poco antes de abrirse la reunión y de confirmar que irá a Copenhague.

El presidente francés pidió urgente financiación para el combate a la deforestación en el planeta y propuso que el 20% de los créditos para proteger el medioambiente se destinen a preservar los bosques tropicales del planeta.

La destrucción de los bosques libera toneladas de carbono nocivo para el clima retenidas por el manto vegetal, y disminuye la fijación de CO2 en plantas.

"La Amazonía es parte de la solución" a los problemas del calentamiento global en el mundo, dijo el presidente de Guyana, Bharrat Jagdeo, el único presidente de la región que respondió con su presencia a la convocatoria del gobierno brasileño.

La reunión en la ciudad de Manaos (Amazonía brasileña) fue convocada por Lula en un momento en que los países de la región viven relaciones tensas tras la decisión de Colombia de abrir bases militares al uso estadounidense.

Los más enfrentados, el venezolano Hugo Chávez y el colombiano Alvaro Uribe, cancelaron a último momento, dejando la cita aún más devaluada. Bolivia, Colombia, Ecuador, Perú y Surinam ya habían indicado problemas de agenda de sus presidentes para una cumbre convocada a última hora, y enviaron cancilleres y representantes.

La declaración de Manaos con la que concluyó la reunión presenta la posición de los países amazónicos de cara a Copenhague.

Los países amazónicos "exhortaron" a los países industrializados, a los que consideran responsables por los mayores volúmenes de emisiones en el planeta por haberse desarrollado antes, "a reducir significativamente sus emisiones, de acuerdo con sus responsabilidades históricas".

Pidieron asimismo que el recorte de emisiones presentado en Copenhague se acerque al 40% recomendado por los científicos.

Los países ricos deberían aportar entre 0,5% y 1% de su PIB para apoyar las acciones de los países en desarrollo para reducir emisiones con efecto invernadero, una propuesta ya hecha por el Grupo de los 77 y China que acoge a buena parte de los países en desarrollo.

Sarkozy y Lula asumieron hace dos semanas una "posición conjunta" para Copenhague.

Brasil, cuarto emisor mundial de gases de efecto invernadero, llega a Copenhague con un compromiso de reducir entre 36% y 39% sus emisiones de CO2 con relación a un total estimado para 2020. La mitad del esfuerzo será con un recorte de 80% de la deforestación de la selva amazónica.

Este año Brasil presentó el menor nivel de deforestación en 20 años, y aun así fueron deforestados 7.000 km2.

La conferencia de Copenhague, que se celebrará del 7 al 18 de diciembre, fue convocada para cerrar un acuerdo mundial contra el cambio climático.

Fuente:

http://noticias.latam.msn.com/pe/internacional/articulo_afp.aspx?cp-documentid=22726730

No hay comentarios:

Publicar un comentario