22 nov. 2009

Chile baja el tono y anuncia respuesta para lunes o marte

Chile baja el tono y anuncia respuesta para lunes o martes

Vocera del Gobierno Chileno dice que se mantendrá una posición serena y prudente. Titular de la PCM y canciller se reunieron con los presidentes de los gobiernos regionales. Empresarios peruanos piden en la CADE separar los temas diplomáticos de los comerciales. Víctor Ariza fue presa fácil de contacto chileno por apremios para mantener a tres parejas.

Vocera del Gobierno Chileno dice que se mantendrá una posición serena y prudente. Titular de la PCM y canciller se reunieron con los presidentes de los gobiernos regionales. Empresarios peruanos piden en la CADE separar los temas diplomáticos de los comerciales. Víctor Ariza fue presa fácil de contacto chileno por apremios para mantener a tres parejas

SANTIAGO DE CHILE. Si algo quedó en evidencia ayer en Chile, fue la determinación general de que todo lo relacionado al entredicho con el Perú por el supuesto espionaje sea tratado exclusivamente en el ámbito gubernamental por el canciller Mariano Fernández o por la vocera gubernamental Carolina Tohá.

Sin duda, uno de los motivos principales de esta decisión es que estamos apenas a tres semanas de las elecciones presidenciales en Chile, que se realizarán el domingo 13 de noviembre. Cualquier declaración altisonante puede convertirse en una suerte de búmeran que atente contra cualquiera de las tres candidaturas principales, según todas las encuestas, es decir: Sebastián Piñera, el candidato de derecha; Eduardo Frei, el candidato de La Concertación socialista; y el independiente Marco Enríquez Ominami.

En ese contexto, el ministro de Relaciones Exteriores, Mariano Fernández, se mostró reticente a hablar con la prensa peruana y solo declaró al diario “La Segunda”, de Santiago de Chile.

Fernández reiteró que no hay un plazo para responder al expediente enviado por el Gobierno Peruano en el que se muestran detalles de cómo algunos supuestos miembros de las Fuerzas Armadas de Chile entablaron tratos con el espía peruano Víctor Ariza Mendoza.

“La cancillería está examinando toda la información que envió Lima y cuando tengamos los elementos de juicio responderemos. No hay plazo determinado”, sostuvo Fernández, quien previamente estableció que la respuesta podría darse entre el lunes y el martes de la próxima semana.

Además, aseguró que una de las principales molestias del gobierno de Michelle Bachelet ha sido, más que el fondo, la forma en que Lima ha tratado el tema. “En el último año se produjeron dos supuestos casos de espionaje peruanos hacia Chile, como cuando se supo que hacía un tiempo se había espiado la Embajada de Chile en el Perú, pero nosotros tratamos el tema como corresponde, es decir bajos los canales diplomáticos”, agregó.

“Este tipo de irregularidades, de ilegalidades, que ocurren entre los países por distintas razones y motivaciones, tiene procedimientos administrativos, judiciales o políticos para enfrentarlos. Cuando uno es partidario de tener en general buenas relaciones, procede de la manera más expedita que sea conveniente”, precisó.

En tanto, la vocera de la Presidencia de la República de Chile, Carolina Tohá, prefirió no hacer más comentarios sobre este asunto, durante un acto en la Plaza de la Cultura en el centro de Santiago de Chile.

“Ya nos hemos referido al tema. No vamos a dar ninguna opinión al respecto porque en Chile queremos mantener una postura serena y prudente y no nos vamos a convertir en comentaristas de las imprudencias que a diario se puedan decir sobre nuestro país”, señaló Tohá sin dar opción a las repreguntas de los periodistas.

SE DESMARCAN DEL TEMA
El Comercio llegó hasta la Avenida Vitacura 2736. En el segundo piso se ubican las oficinas de Terra Chile, empresa que figuraba como la proveedora del servicio de Internet desde donde se enviaron los e-mails al Perú, para Ariza.

Allí Carol Armstrong García, subgerenta de Comunicaciones de Terra Chile, informó que estaba plenamente informada del diferendo entre Lima y Santiago de Chile por el tema del espionaje, pero que su empresa no tenía nada que ver. “Terra funcionaba como proveedora de servicios, pero hubo una serie de cambios y ahora solo trabajamos como un portal de noticias. Igualmente, conversaremos con los técnicos para colaborar con cualquier investigación”, sostuvo.

Barrio universitario
El edificio del que supuestamente se contactó vía e-mail al espía Ariza, ubicado en la calle Echaguren 162, está en un barrio donde funcionan varias universidades. La renta allí es de unos US$450 al mes.

Fuente:
http://elcomercio.pe/impresa/notas/chile-baja-tono-anuncia-respuesta-lunes-martes/20091121/371735

No hay comentarios:

Publicar un comentario