12 nov. 2009

Bolivia y Perú coordinan acciones antidrogas

Bolivia y Perú coordinan acciones antidrogas

La Fuerza Especial de Lucha contra el Narcotráfico (FELCN) de Bolivia y la Dirección Nacional de Lucha contra las Drogas (DINANDRO) de Perú ejecutaron los últimos días una serie de operativos para enfrentar a bandas internacionales del narcotráfico.

La oficina de la FELCN boliviana confirmó las acciones bilaterales, parte de una ofensiva antidrogas denominada "Plan Inca" para desbaratar bandas del narcotráfico, destruir laboratorios, incautar droga y precursores químicos, y detener a los implicados.

Una sobreproducción de cocaína en el sur de Perú, a menores precios que en Bolivia, está induciendo a mafias de la droga a usar cada vez más territorio boliviano para exportar la droga a terceros mercados, informó la Policía boliviana.

El coronel de la FELCN, coronel Oscar Nina, aseguró que 40 por ciento de la cocaína que decomisa esa fuerza proviene del sur de Perú.

"Tenemos el dato que la sobreproducción (de cocaína) en Perú está obligando a los narcotraficantes a buscar vías de tránsito para poder internar la cocaína por Bolivia", dijo Nina.

La cocaína base, que es el primer producto que se obtiene antes de la refinación, tiene un precio de mil dólares en Bolivia mientras que la cocaína peruana se vende en mercados bolivianos a 700 dólares, según la policía.

Bolivia y Perú intercambian información en la lucha contra las drogas en sus territorios.

El informe aseguró que también creció el decomiso de cocaína. En lo que va del año la policía se incautó poco más de 14 toneladas de la droga.

Gran parte de la cocaína boliviana y la que ingresa de Perú llega a mercados de Brasil y Argentina, desde donde es embarcada a puntos de contacto en Africa y de allí a Europa, según informes de la inteligencia antidrogas.

Nina informó que narcotraficantes penetraron a aisladas comunidades indígenas de Bolivia para instalar fábricas de cocaína en complicidad con algunos lugareños.

Las últimas semanas, al menos cinco fábricas precarias de cocaína fueron destruidas y 100 kilogramos de la droga confiscados en operativos en una comunidad del Ayllu Qaqachaca al sur de La Paz, una de los pueblos más tradicionales entre los quechuas.

El jefe policial reconoció que no cabe duda que los indígenas llevados por su pobreza ayudan a los narcotraficantes que invierten grandes cantidades de dinero.

Desde los años 80 del siglo pasado, cuando entra en auge el narcotráfico en Bolivia, las fábricas de cocaína estaban cerca de las plantaciones de coca en el centro del país.

Todavía es la tendencia pero en los últimos años se hallan con más frecuencia laboratorios de cocaína en regiones distantes a los cocales y de remoto acceso para evadir el control policial.

La otra estrategia de los traficantes es instalar laboratorios clandestinos en barrios populosos de las ciudades.

La fuerza antidroga desbarató varios laboratorios clandestinos en la ciudad de El Alto, una de las urbes más pobres del país y colindante con la capital.En los primeros seis meses del año, la policía se incautó 15,5 toneladas de cocaína.

La ONU dijo recientemente en un informe que los cultivos de coca en Bolivia se incrementaron el año pasado 6% hasta alcanzar 30.500 hectáreas de las que sólo 12.000 son legales y están destinadas a usos alimenticios y medicinales.

El mismo informe estimó que, por el aumento en los cocales, la capacidad potencial para fabricar cocaína aumentó en 9% hasta 113 toneladas al año. Bolivia es el tercer productor de coca y cocaína después de Colombia y Perú. (Xinhua)
12/11/2009

Fuente:
http://spanish.peopledaily.com.cn/31617/6811017.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario